Arquitectura vernácula en Villalpando

La mayoría de los asturianos saben dónde se encuentra Villalpando, la localidad donde se realiza la parada de servicio de Automóviles Luarca S.A. (aka ALSA) a medio camino entre Asturias y Madrid (kilómetro 236 de la A-6).

Lo que muchos quizás no sepan es que, atravesado el Huerna, durante buena parte del trayecto se pueden ver desde la propia Autovía del Noroeste numerosos ejemplos dispersos, en diferentes estados de ruina, del extenso patrimonio en construcción con tierra de la península.

En los alrededores de la misma estación de servicio de Villalpando, si damos un breve paseo durante el descanso en nuestro fatigoso viaje de ida o vuelta a Madrid, encontraremos una pequeña construcción donde se puede ver in situ una muestra de tapia ordinaria gracias al penoso estado de conservación del revoco protector.

Como vemos en el vídeo, la tapia suele construirse sobre un zócalo de fábrica o mampostería que la protege de la humedad del terreno. Sobre este zócalo se montan los moldes (o tapiales), siendo la separación de éstos la que configura el espesor del muro. Existen varios tipos de tapia: Ordinaria, calicastrada, verdugada y valenciana, siendo la ordinaria la más rústica entre ellas. A su vez, podemos encontrarnos otras variantes según la disposición de los cajones.

La tierra utilizada, nos cuenta Juan de Villanueva, “debe ser arcillosa, pegajosa, compacta, limpia de grifo, y con poca mezcla de arena y cascajo”. Traducido a porcentajes (según Juan de Olarte):

  • Arcilla 10-15%
  • Limo 10-25%
  • Arena 50-70%
  • Materia orgánica <2%

Estos datos deben entenderse como ideales. La tierra utilizada tradicionalmente para la confección de la tapia procede del entorno donde vaya a construirse con poco margen de maniobra para poder mejorarla o estabilizarla.

Existe numerosa bibliografía sobre la etimología del vocablo que nos puede dar pistas sobre el origen de la técnica. Por ejemplo, Corominas y Pascual dicen: “Vieja palabra común a los tres romances hispánicos y a la lengua de Oc y propagada desde España al árabe y hasta el turco; supone un hispano-latino TAPIA de origen incierto, probablemente formado por TAP, onomatopeya del apisonamiento […] El primer musulmán que habla de la cosa la describe como típica de España, es vocablo ajeno al árabe clásico y a los escritos y diccionarios puristas, y si en romance fuese de origen arábigo difícilmente podría explicarse la -p-“.

El propio Plinio el Viejo (siglo I-II) ya hablaba del origen español de la técnica en su Historia Natural:

[…] en España se veían torres y atalayas hechas de tierra, de remotísima antigüedad.

¿No hay en Africa e Hispania paredes de barro, a las que llaman “de molde”, porque se levantan, más que construyéndolas, vaciándolas entre dos tablas, las cuales paredes duran siglos por ser inmunes a la lluvia, al viento, al fuego, siendo más fuertes que cualquier cemento? En Hispania aún están a la vista las atalayas de Hannibal y las torres de barro alzadas en lo alto de las montañas.

Así que, si en el próximo viaje en autobús por la A-6 os quedáis sin batería en vuestros smartphones, os animo a que juguéis a buscar los restos del patrimonio popular arquitectónico en tierra.

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

  • VILLANUEVA, Juan de. Arte de Albañilería. 1827.
  • COROMINAS, Juan; PASCUAL, Jose A. Diccionario crítico y etimológico de la lengua castellana. Franke, 1954.
  • PLINIO. Naturalis Historia. Siglo I.
  • MINKE, Gernot. Manual de Construcción con Tierra. Fin de siglo, 1994.
  • CASTILLA PASCUAL, Francisco Javier. Estabilización de morteros de barro para la protección de muros de tierra. Volumen 1 y 2. Tesis Doctoral, 2004.
Anuncios

4 comentarios

  1. Muy buen sitio y muy interesante. Los felicito

    1. Muchas gracias, Lulo. Vuestros comentarios hacen que este trabajo divulgativo merezca la pena y sea tan gratificante. Abrazo!

  2. […] concluir, me gustaría hacer referencia a la bibliografía adjuntada en otra entrada de este blog, Arquitectura vernácula en Villalpando. Si tras la lectura de este post se desea profundizar en la técnica de tierra apisonada, o de […]

  3. …Limpia de guijo no grifo … Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s