EPDM en bioconstrucción

El EPDM es un material utilizado en la impermeabilización de cubiertas y otras superficies que, junto con el cemento blanco, se dice, se comenta, se rumorea que es apto para la bioconstrucción. Realizando una búsqueda transversal por internet, se pueden encontrar cosas como que el EPDM no contiene derivados del petróleo o que su durabilidad es de 100 años.

Todo mentira.

El EPDM (EtilenoPropilenoDienoMonómero) es un termopolímero elastómero que pertenece al grupo de los copolímeros y, como el nombre de sus componentes parecen hacernos sospechar, se fabrica a partir de los productos de refinación del petróleo. Por desgracia, en épocas de estafa económica, asuntos como la contaminación y el calentamiento global  suelen desaparecen del debate público, así que creo necesario recordar que el petróleo son esos hilillos de plastilina que brotan de no-lugares como el Prestige y que tienen tendencia a ensuciar las playas donde nos bañábamos cuando teníamos vacaciones.

FórmulaEPDM

En cuanto a su durabilidad, actualmente los distribuidores de EPDM en España garantizan durante 20 años el producto. Asegurar que el EPDM puede tener una vida útil de 100 años es francamente arriesgado, ya que fue inventado hace sólo 50 por el profesor Karl Ziegler. Sí, que si ensayos de laboratorio y tal pero, francamente, para mi las condiciones ideales que se generan en los ciclos de envejecimiento de un laboratorio son, eso mismo, ideales.

Entonces, ¿por qué se dice, se comenta, se rumorea que el EPDM es apto para la bioconstrucción? Porque es un material cuyo impacto ambiental es menor si se le compara con otras membranas impermeables de la misma forma que un vehículo híbrido eléctrico es “ecológico” sólo por comparación con, por ejemplo, un Hummer. Al menos en la actualidad, no existe una membrana impermeable que sea ecológica por sí misma. ¿Hilillos de plastilina ecológicos? Por favor, esto me huele a definición de oxímoron.

Así pues, llegamos a una de las claves para diferenciar entre sostenibilidad y sostemibilidad: El impacto ambiental.

Para entender que es eso del impacto ambiental de los materiales de construcción utilizados de forma habitual, se pueden desarrollar múltiples aproximaciones, como el Análisis de la Energía Incorporada (AEI), “energía que se necesitó en los distintos procesos necesarios para llevar al material a su lugar en el edificio: desde la extracción de las materias primas, hasta su manufactura y erección” (Woolley y otros, 1997) y también el Análisis del Ciclo de Vida (ACV) del que hablaremos a continuación.

Pero antes me gustaría comentar brevemente otra interesante aproximación a la cuestión del impacto ambiental desarrollada por el Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia (CTAV): La Valoración Ecológica de los materiales mediante la cual, con unos sencillos criterios de valoración, se puede obtener un valor ecológico de un material, de nuevo, por comparación con otros semejantes. En el caso del EPDM tenemos la siguiente valoración:

valoraciónCTAV

Esta primera valoración nos sirve para descubrir que el EPDM, a ojos del CTAV, es un material que utiliza materias primas no renovables (MPNR), reciclable (RCB), no reciclado (NRCD), con una energía de producción/transporte baja (ENERG), un alto grado de pureza en los materiales que lo constituyen (%Añ), cuya producción puede ser industrializable (F.Ind) y de larga vida útil (V.Util).

En cuanto a la energía de producción/transporte entra en conflicto con el análisis de la energía incorporada realizado por el Instituto Tecnológico de la Construcción de Cataluña (ITeC) que estima dicha energía en 126,50 MJ/kg  por lo que volvemos a un punto recurrente en este artículo: ¿Eso es mucho o poco? Pues depende de con qué lo comparemos. Por ejemplo, la energía incorporada en fabricar un Bloque de Tierra Comprimida (BTC) es de 0,072 MJ/kg (Fuente).

Ahora ya, centrándonos en el ACV, comenzaremos por definirlo en base a la Norma UNE-EN ISO 14.040 sobre Gestión Ambiental y Análisis del Ciclo de Vida:

El análisis del ciclo de vida es un procedimiento objetivo de valoración de las cargas energéticas y ambientales relativas a un proceso o a una actividad, efectuado a través de la identificación de la energía, de los materiales usados y de los desechos vertidos al ambiente. La valoración incluye el ciclo de vida completo del proceso o actividad, comprendiendo la extracción y el tratamiento de la materia prima, la fabricación, el transporte, la distribución, el uso, la reutilización, el reciclaje y el vertido final.

acv

Este ACV es el que ha utilizado la EPDM Roofing Association (ERA) con el objetivo de comparar el impacto ambiental entre diferentes membranas impermeables que podemos encontrar en el mercado. ERA, con la colaboración de The GreenTeam, Inc.,  consultora independiente especializada en cuestiones medioambientales relacionadas con el sector de la edificación, ha elaborado un estudio, utilizando herramientas como el EcoCalculator del Instituto Athena, que daremos por bueno a la espera de analizar los informes de la competencia.

En el estudio se realiza una comparativa del ACV entre diferentes sistemas: EPDM, Poliolefina Termoplástica (TPO), PVC y Betún Modificado (LBM), encontrando que el EPDM es el sistema que menor Potencial de Calentamiento Global (PCG) posee, siendo éste el parámetro utilizado para realizar la comparación al ser el que mayores diferencias presenta.

gráfico01

Nótese como los colores utilizados para el EPDM en la gráfica tienen cierta tonalidad verde, lo que evoca en nuestra mente un mayor potencial ecológico frente a sus competidores.

Lo interesante de este estudio es que se ha asumido que todos los materiales poseen la misma vida útil, por lo que el impacto ambiental del EPDM frente a sus competidores es menor al poseer una vida útil más prolongada. Esta es la verdadera razón por la que se dice, se comenta, se rumorea que el EPDM es apto para la bioconstrucción: Menor PCG y más tiempo para compensarlo.

gráfico02

Para consultar el estudio y los gráficos que lo acompañan basta con seguir los enlaces.

Así pues, como conclusión al estudio, podemos considerar el EPDM como uno de los sistemas de impermeabilización más sostenibles del mercado. Pero… ¡Espera!… ¿Uno de los sistemas más sostenibles? ¿Acaso existe alguna otra alternativa más sostenible al todopoderoso EPDM?

Efectivamente. El mismísimo Código Técnico de la Edificación (CTE) nos ofrece otro sistema: prescindir del petróleo en nuestras cubiertas, al menos bajo ciertas condiciones.

Estas condiciones se detallan en el punto 2.4.2.f del Documento Básico HS Salubridad del CTE:

Las cubiertas deben de disponer de una capa impermeabilizante cuando la cubierta sea plana o cuando sea inclinada y el sistema de formación de pendientes no tenga la pendiente exigida en la tabla 2.10 (32% para teja curva) o el solapo de las piezas de la protección sea insuficiente.

Veamos ahora un hermoso detalle de una cala en el ensillado de una cubierta a la segoviana (colocando sólo las piezas canales, o río, a torta y lomo) donde la economía de recursos, la utilización de materiales del más cercano entorno y el buen hacer constructivo genera cubiertas impermeables amparadas incluso por el CTE.

segoviana

Pero como desinteresadamente nos han enseñado que lo tradicional es cosa de pobres, quien insista en incorporar membranas impermeabilizantes en sus cubiertas, puede echar un vistazo a un artículo incluido en el nº28 de la revista Ecohabitar donde se proponen algunas medidas que se pueden implementar si queremos mejorar el retorno energético de nuestro techo verde impermeabilizado con EPDM.

[ACTUALIZACIÓN 13/04/2015: El artículo puede leerse íntegramente en el siguiente enlace.]

Termino este artículo, agradeciendo su paciente lectura, con un aforismo extraído del Tao Te King, cuya sencillez  puede arrojar, o no,  una sutil claridad a la cuestión de la impermeabilización de cubiertas.

Lo que no tiene ser penetra lo que no tiene intersticios.

Ley de vida.

Anuncios

24 comentarios

  1. Muy interesante.Hace replantearse como siempre ideas establecidas como idoneas ,en cuanto siempre debemos seguir indagando para buscar lo mas aproximado a una real eficiencia, sujeta a nuestros ideales y necesidades.
    Gracias Michi por compartir y abrir ese conocimiento ;) Un abrazote

    ntx

    “Lo importante es no dejar de hacerse preguntas” Albert E.

    1. Ahí está la clave, damos por bueno algo porque simplemente se nos dice que es bueno y se nos olvida usar nuestro pensamiento crítico. Al final no cabe duda de que el EPDM es el material más sostenible para impermeabilizar, pero como con todo, la letra pequeña es lo que marca la diferencia.

      Abrazo grande!

  2. Gustavo · · Responder

    MUY BUENO, MIGUEL.
    UN ABRZO

    1. Gracias, Gustavo. Era algo de lo que quería escribir desde hace tiempo, ya que muchos materiales se dan por buenos en estos ámbitos pero no existe gran documentación que lo justifique, al menos en español.

      Abrazo!

  3. Magnífico artículo Miguel! Es que no puedo ponerle ni un pero… acabo con una frase de arquitecto (Mies van der Rohe)… “less is more” aquí viene de perlas :) Un abrazote!

    1. Con estas citas, Sofía, no me extraña que siga pensando que eres una arquitecta “superior” en vez de una vulgar aparejadora :P Gracias!

  4. ok, chapó! ahora quiero lo mismo con el cemento blanco ;) hehe! Me pregunto por qué está más tolerado su uso en bioconstrucción si es el que más, y con mucha diferencia, consume energía para la obtención del clínker! que hay de cierto en que los cementos con adiciones tienen radiactividad?gracias Miguel!

    1. Efectivamente! En el próximo artículo le toca el turno al cemento blanco, no voy a dejar títere con cabeza, jaja! Ahora empieza una nueva fase de descanso/documentación en la que pienso desempolvar el libro más odiado de nuestra facultad, Hormigón de Fernandez Canovas. Tiemblo!

  5. Estoy trabajando en un proyecto de investigación con una parte importante de bioconstrucción pero también estamos usando cementos, que se lleva a cabo en la Escuela de Caminos de Coruña, si tienes cualquier duda sobre el cemento y/o hormigón, pregúntame que sabré a quién preguntar ;D

  6. Muy buen post Miguel. Coincido contigo, entro lo malo es lo menos malo.
    Y no todo lo ecológico es sostenible ni todo lo sostenible lo es, si no tenemos en cuenta todos los factores, por muy ecológico, sostenible… que sea un material si el simple hecho de traerlo a pie de obra es mas costoso, medio ambientalmente hablando, que otro material, este pierde un poco su justificación.

    1. Gracias, Almudena. La verdad es que a veces me cuesta saber lo que es ecológico o sostenible de tan vacías de contenido que han quedado esas expresiones. Sin pretender ser fundamentalista, no podemos dejar de ser críticos ni cuestionarnos constantemente las cosas que damos por hechas. Así avanzamos. Abrazo!

  7. Buen artículo.

    Ya lo denuncié via tuiter que las empresas aplicadoras y comerciales, vienen vendiendo ECO y BIO el EPDM, llegando incluso a ser el mejor ejemplo para construir cubiertas ecológicas, sin demostrar que respecto a sistemas tradicionales y realmentre sostenibles, como puedan ser impermeabilizaciones con cal, sean mejores.

    El artículo del profesor lo deja bien claro, dentro de los productos asfálticos o derivados del petroleo es el menos malo, pero no por ello ECO o BIO o SOSTENIBLE.

    Repito y no me cansaré, los técnicos necesitamos conservar esas capacidad de análisis para poder separar el grano de la paja.

    Saludos.

    1. Gracias, Sergio.

      Ahora todo es marketing, está claro, no puedo estar más de acuerdo contigo en que, en este mundo de duros a cuatro pesetas, la labor del técnico, pero también de la sociedad en general, es la de conservar la capacidad de análisis y el razonamiento crítico.

      Habrás leído recientemente el nuevo “invento” de un hormigón ECO apto para la restauración y, por supuesto, protegido por una patente. Resulta que este hormigón ECO es un hormigón de cal, menuda sorpresa. En el mundo de la rehabilitación se sabe DE SIEMPRE que la ductilidad de la cal la hace obligada como mortero de reparación, además de que su transpirabilidad ofrece innumerables ventajas respecto al cemento. Pero da igual, tu di que acabas de inventar un hormigón ECO, haz la foto en prensa y a vender.

      Algo más de tiempo tiene la noticia de un cemento ECO en el que se ha conseguido reducir la temperatura del proceso de calcinación, que en el cemento ronda los 1.400ºC. Pues a ponerle una etiqueta ECO y a vender, pero los morteros de cal, cuya temperatura de calcinación es de 900ºC, que sigan muertos de risa considerados como material de segunda.

      Aquí el lobby sigue estando omnipresente: “Tu haz materiales modernos, sí, pero que se vea que son cosa de mayores, pon CEMENTO, pon HORMIGÓN, hasta pon ECO si quieres, pero ni se te ocurra mencionar la CAL, que los restauradores fundamentalistas y los bioconstructores perroflautas no compran en grandes cantidades y todo el mundo sabe que los materiales tradicionales son cosa de pobres”.

      En cuanto a las impermeabilizaciones con cal… En Madrid tuve la oportunidad de conocer proyectos que trabajan la cal de forma tanto industrial, como artesanal recuperando técnicas casi desaparecidas. Queda todavía mucho trabajo por delante, pero el material lleva siendo bueno desde el principio. Faltan técnicos como tú que lo sepan defender y aplicadores que confíen en el material. Es decir, falta educación.

      Abrazo.

  8. elenísitca · · Responder

    ¡Genial explicación! Hay que replantearse lo que se da por hecho, ¿porqué poner láminas impermeabilizantes a cubiertas de teja cuando la teja siempre ha sido la propia impermeabilización? Pero eh, a ver si durante la carrera te encuentras con algún detalle constructivo de cubierta inclinadada que no tenga su respectiva lámina asfáltica o similar. Me ha encantado lo de poner nombres modernos a materiales de siempre para que parezcan cosa de “mayores”, tienes toda la razón. Lo tradicional es de pobres, por eso mola más un BTC que un adobe.

    1. Gracias, elenística! Siempre es un placer “micro-leerte” por twitter, te agradezco la visita y tu aporte :)

      Y ya sabes, no lo llames tapia, llámalo “Muro Apisonado con Tierra Eco Optimizada” MATEO®

      Abrazo!

      1. elenísitca · ·

        ¡Igualmente! tienes toda la razón, un poco de “renaming”, convertimos un muro de piedra seca en un “apilamiento apoloniano de ecoelementos minerales”, y a comernos el mundo! Sigo con atención tus micro y macro aportaciones ;)

  9. […] EPDM en bioconstrucción. Vía arquiteututecnicu […]

  10. Hola Miguel. El articulo al que haces referencia y que trata sobre el gasto energético del EPDM y su retorno energético lo redacte yo. Mucha gente se lo tomo como un ataque directo a la técnica de construcción de los techos verdes, pero no era mi intención. Solo pretendía hacer bioconstruccion en serio, no bioconstruccion por moda pasajera o para ser guay. Me alegra que alguien mas se haga las mismas preguntas….
    un abrazo

    1. Hola, Igor! Que suerte que hayas encontrado este post y te hayas animado a comentar, muchas gracias!

      tu artículo sirvió de inspiración para escribir el post y para documentarme llegué a comprar el número de Ecohabitar, aunque al final no incluí más información sobre tu propuesta porque empezaba a resultar mucha información y ya sabes la falta de concentración que parece inherente a internet. Aún así me parecía imprescindible enlazarla.

      Existen algunos mantras que repetimos en estos ámbitos y que damos por buenos sin realmente investigar sobre ellos, y el EPDM es un ejemplo claro de ello. Todo el mundo te dice que es apto para bioconstrucción, pero las explicaciones suelen ser vagas y a veces incluso falsas.

      Tengo pensado escribir también sobre el cemento blanco, jaja!

      Abrazo!

      1. hola.
        el articulo completo lo puedes ver en:
        http://www.probicosl.com/index.php?option=com_content&view=article&id=138:techos-verdes-epdm-y-co2&catid=11&Itemid=142&lang=es

        y sobre los cementos blancos…ha sido la mayor metedura de pata que se ha reacizado en bioconstruccion al estimarlos como opccion mas bio, siendo como son unos de los cementos que mas Radon emiten al ambiente interior.

      2. Muchas gracias por la info y por el enlace! Lo colocaré en la propia entrada para darle más visibilidad. Aún sigo con ganas de escribir sobre el cemento blanco, pero el tiempo… ay!

  11. anónimo · · Responder

    Pues tiene razón , antiguamente los tejados se realizaban con pendientes bien echas , mortero de cal y hay un tipo de tejado que se llama ‘ a la catalana’, que al menos por la zona de Barcelona y alrededores, funcionaba como aislamiento térmico y acústico. (Ahora sólo se enseña con una versión con impermeabilizantes incorporados.)
    Yo. químico de profesión, metido en el mundo de la impermeabilización, doy fe que, nada es ecológico, ni epdm que sale del petroleo, ni tpo-pvc (del mismo sitio), ni pinturas de caucho (resinas en dispersión aquosa (derivados del petroleo)) etc etc etc.
    Pero vivimos en un mundo donde lo que importa es el dinero, la incultura de la sociedad, para llevarlos por donde ellos quieren y poco más. El petroleo es un negocio que mueve mucho dinero, la electricidad es otro , las guerras, las enfermedades crónicas (farmaceuticas), etc etc etc etc etc.

  12. Angela · · Responder

    Un artículo muy interesante. Es bueno saber que, aunque sea una opción “menos mala” que otras, no es tan fabuloso como lo pintan. Siempre soy partidaria de tener datos que demuestren las cosas, y no simplemente aceptar algo porque “alguien que sabe mucho” me lo dijo. Me pasaré más a menudo por tu página. Un saludo.

    1. Muchas gracias, Ángela! Bienvenida seas :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s